Los 6 trucos más efectivos para conseguir un buen camarero

camarero

Comienza el nuevo año y los nuevos própositos para tu negocio de hostelería.

Ya tenemos todos los planes para nuestro bar o restaurante hechos. El local está alquilado y la decoración va viento en popa. Está a punto de inaugurarse. Ahora falta encontrar el personal adecuado para ponerlo en marcha y que tenga éxito, entre otros, el camarero.

No es una cosa sencilla. De hecho, es una de las claves para el buen funcionamiento de un negocio de hostelería y hay que tratarlo con cuidado. Por eso, hay varios puntos que debemos tener muy claros a la hora de hacer una selección de personal. Del buen o mal trabajo de los camareros dependerá en gran medida que un cliente se vaya contento de nuestro establecimiento.

Ahora necesitas el personal adecuado para tu negocio de hostelería.

 

Hoy hemos recurrido a varios expertos de éxito en la hostelería:

  1. En un restaurante es muy importante que el personal que va a estar de cara al público sea amable y simpático con él. De hecho, es imprescindible que lo sea. Sin embargo, no podemos poner la simpatía en primer plano y no prestar atención a que sea una persona que haga bien su trabajo. Por lo tanto, ambas cualidades deben ser imprescindibles.
  2. Debes hacer dos o tres pruebas a los candidatos antes de empezar. Por ejemplo, verlos caminar con una bandeja cargada en la mano, andar por el local (la actitud al caminar es muy importante en este perfil, ya que los andares representan una actitud frente al trabajo), observar cómo se desenvuelve detrás de la barra…
  3. Para eso, lo ideal es pedir que hagan un extra, es decir, que trabajen un día remunerado para ver si responden como tú esperas.
  4. La primera impresión es la que cuenta, así que cuando una persona te gusta nada más conocerla, eso ya suele ser buena señal. Haz caso a tu intuición.
  5. Lo importante es siempre el servicio y el cliente. Si la persona que has escogido no cumple el objetivo de satisfacerle, entonces debes cambiar a la persona.
  6. No puedes tener un camarero bueno y tres mediocres en tu restaurante. Tu objetivo es que todos tengan un buen nivel, el que tú exiges. No obstante, siempre puedes compartir este Manual de cómo ser un buen camarero.

Encontrar al camarero perfecto es complejo, pero al menos debemos intentar que cumpla dos funciones: que sea amable con la clientela y que sepa desenvolverse con soltura y efectividad por el local.

Por otro lado, si lo que necesitas es un chef te aconsejamos el post: Así se escoge un buen cocinero.

Aunque tu negocio ya lleve un tiempo “rodando”, seguro que estos consejos te resultarán igualmente útil. Recuerda siempre que lo importante es que tus clientes se vayan contentos y regresen. Ese será el termómetro que te hará medir si tu personal es el adecuado.