gestion de restaurantes

Estrategias innovadoras para la gestión de un restaurante, por La Menorquina

La innovación en restauración, más allá de una aspiración para intentar conseguir mejores resultados, se ha convertido actualmente en prácticamente una necesidad para asegurar la continuidad de nuestro negocio en un contexto de dura competencia.

Por todo ello, es fundamental analizar profundamente los distintos elementos o factores que influyen en la experiencia del cliente en nuestro restaurante, como por ejemplo a través del servicio, la iluminación y decoración, etc. y pensar en nuevas formas de gestión que nos permita diferenciarnos de la competencia y aportar valor añadido.

¿Cómo innovar en un restaurante?          

En un sector tan antiguo y tradicional como la hostelería, donde se han probado un sinfín de fórmulas y la oferta es cada vez más numerosa, conseguir innovar no es una tarea fácil, pero tampoco imposible.

Para lograrlo, debemos definir una serie de estrategias en las distintas áreas de un restaurante, cómo son los distintos productos y servicios, los procesos productivos y logísticos y, algo muy importante, las acciones de marketing y publicidad.

La innovación de productos y servicios

Muchas veces, cuando paseamos por una zona de restaurantes comprobamos que la mayoría ofrecen unos menús muy parecidos. La innovación es el desarrollo tanto de productos como de servicios se basa en la puesta en marcha de ideas originales, como, por ejemplo:

  • Incorporar platos diferentes: procedentes de distintos países, con ingredientes originales, cocinados de formas distintas o, simplemente, con un emplatado o presentación que se salga de la tónica estándar.
  • A nivel de servicios se pueden ofrecer fórmulas diferentes o que no hayan sido aún muy usadas al menos en nuestro contexto, ya que las podemos importar de otros países. Quizás una buena idea pueda ser un desayuno buffet (como el de los hoteles, pero trasladado a un restaurante o cafetería) o cenas en domicilios que incluyan servicio de cocinero o de camarero.
Nuevas formas de gestión en la producción y logística

Realizar un esfuerzo en la gestión de restaurantes vale sin duda la pena porque la optimización y mejora de la gestión de comandas, reservas o stock puede suponer importantes beneficios para el restaurante:

  • Conseguir un servicio más eficiente que mejore la atención y satisfacción del cliente.
  • Ahorro de costes en personal o infraestructuras.

Los diferentes circuitos de funcionamiento de los restaurantes, aunque funcionen correctamente, siempre son susceptibles de mejorarse con la incorporación de mejoras tecnológicas, como un software integral para la gestión global del restaurante o formas de trabajo distintas basadas en criterios de calidad y mejora continua.

Estrategias innovadoras de marketing y publicidad

La parte comercial es, posiblemente, el área con más posibilidades de innovación, gracias, sobre todo, a las muchas opciones que nos brinda internet, en especial las plataformas y redes sociales.

En este sentido, para ser original hay que ir más allá de la típica web del restaurante y los perfiles en las redes, pues esto ya lo tiene casi todo el mundo y, por lo tanto, hace tiempo que ha dejado de ser un factor diferencial.

Algunas estrategias novedosas en este campo pueden ser:

  • Organización de concursos y promociones en redes sociales. Por ejemplo, una cena gratis para el comentario más original, un concurso de fotografías con nuestro local como elemento central o cupones con ofertas especiales para nuestros seguidores.
  • Técnicas de marketing de contenidos. A través de un blog corporativo, correo electrónico y las redes sociales podemos publicar artículos e información con valor para el usuario, logrando así atraer a posibles clientes y fidelizar los que ya tenemos.
  • Estrategias que fusionen acciones on y offline. El universo de dentro y fuera de la red no tienen por qué estar separado, puesto que, al fin y al cabo, el servicio de un restaurante acaba siendo físico. Por este motivo, una buena idea es diseñar estrategias que combinen ambos métodos. Por ejemplo, se puede idear un sistema donde el cliente pueda elegir, desde su casa a través de una aplicación, ciertos detalles que le permitan personalizar (a nivel de platos, decoración de la mesa, servicios adicionales…) la cena que ha reservado.

Para terminar, nos gustaría advertir que la innovación no es, únicamente, tener buenas ideas, es necesario seleccionar aquellas que son factibles y rentables, mediante un cuidado análisis previos en base a la consecución de unos objetivos determinados y concretos.