Conoce todas las restricciones de la terraza de tu restaurnate. Que elementos puedes instalar y cuales no.

Cómo organizar la terraza de tu restaurante para no terminar multado

Te damos las claves para organizar la terraza de tu local con éxito

Desplegar una terraza a pie de tu bar o restaurante puede llegar a ser un quebradero de cabeza. ¿Qué elementos elegir y cómo organizar las mesas y las sillas de tu terraza?

Las terrazas son uno de los grandes atractivos de los bares y restaurantes en nuestro país. Son, sin duda, una fuente de ingresos.

Pero también lo son de trabajo y de pérdidas si no son bien gestionadas. A continuación tratamos algunos de los retos que conlleva abrir una terraza en un establecimiento de hostelería y cómo podemos sobrellevarlos.

Cómo organizar la terraza de tu restaurante para no terminar con multas

Antes de comenzar a colocar el mobiliario de tu terraza hay que tener en cuenta las normativas.

El Ayuntamiento de Madrid multa cada día a 25 terrazas. El 60% de las sanciones se producen por ocupar más metros de los concedidos. Un 20 % a que se carece de la requerida documentación para desplegar las mesas y sillas en la vía pública.

Si no lo haces, te pueden sancionar con hasta 1.500 € en Madrid, ¡y hasta con 3.000 € en Barcelona!

Cada municipio tiene su propia normativa respecto a las terrazas, por lo que conviene revisar cada caso específico. Pero, en general, la delimitación de la terraza no debe rebasar nunca la del establecimiento.

Aquí puedes consultar también los anchos, largos y alturas que puedes utilizar.

También hay que tener en cuenta las distintas normativas según la ubicación en la que se encuentre el bar o restaurante. Dependiendo de ello, la terraza podrá tener una extensión u otra.

Aquí te contamos también cómo ubicar bien la terraza de tu establecimiento.

 

la terraza de tu restaurante bien gestionada puede dar mucha rentabilidad

Elementos que debe tener la terraza de tu restaurante

Antes de organizar la terraza de un restaurante, nos disponemos a elegir sus componentes. A la hora de escoger el inventario de la terraza, también tenemos que tener en cuenta las limitaciones espaciales y normativas de las que hemos hablado antes. Una vez que las hayamos revisado llega la hora de ponerse manos a la obra.

    • Mesas y sillas. Son los elementos básicos de una terraza. Los materiales más aconsejables y más resistentes para aguantar las condiciones externas son:
      • De aluminio anodizado o de acero inoxidable.
      • Con acabado de madera cuando la estructura es de aluminio o de acero.
      • De propileno.
      • De médula tratada para exterior.
    • Sombrillas. En verano, a ciertas horas del día, lo único que quieren los clientes es un poco de sombra. Las sombrillas son los parasoles más recurrentes. Tenemos que tener en cuenta también que, según la normativa, deben dejar una altura mínima libre de 2,20 metros y no sobrepasar los 3,5 metros de altura máxima.
    • Techos y cortinas de cristal. Los cerramientos son la forma perfecta de disfrutar de la terraza en cualquier época del año. Proporcionan un refugio sobre todo para los fumadores que acudan al establecimiento. Legalmente deben ser de cristal para que no intervenga en el aspecto del lugar.
    • Iluminación. Si queremos que nuestra terraza se mantenga con luz cuando caiga la noche debemos valorar este aspecto. Además, con una iluminación idónea se puede convertir en un lugar muy especial. Aunque, según las regulaciones, no se podrán poner iluminaciones con efectos de color o intermitencias.
    • Biombos o barras móviles. Nos ayudarán a separar y distribuir las distintas disposiciones de la terraza. Así podremos crear un mayor ambiente de intimidad y ordenar mejor los espacios. Aunque debemos tener en cuenta a la hora de elegirlos que deben medir menos de 1,40m.
    • Estufas. Es la mejor alternativa para combatir el frío en una terraza de invierno. Podrán ser de gas o eléctricas. Las de gas tendrán un máximo de potencia de 700W por metro cuadrado y las eléctricas de 120W.
    • Plantas. Las plantas es una de las opciones que tenemos para refrescar un poco el ambiente en verano. Además, también pueden ser una buena opción para delimitar nuestro espacio de terraza. Aunque debemos tener en cuenta de que, legalmente, no se podrán constituir como elemento fijo delimitador en la acera. Tampoco se podrán poner imitaciones artificiales a menos que se autorice.
    • Ventiladores nebulizadores. A veces las temperaturas de las terrazas son demasiado altas y sofocantes. Un remedio para que nuestros clientes disfruten de su “terraceo” en nuestro establecimiento son los nebulizadores. Su sistema de microclima nos permite estar mucho más fresquitos: ¡pueden reducir la temperatura hasta 10 grados! Son como un sistema de aire acondicionado en el exterior, pero mucho más económico y mucho más respetuoso con el medio ambiente.

Por último, antes de organizar la terraza de un restaurante, también debemos tener en cuenta lo que no podemos hacer en nuestra terraza:

  • En general, en la mayoría de los Ayuntamientos, están prohibidas las actuaciones en vivo. Si quieres realizar una actuación de este tipo deberás informarte bien de las excepciones y autorizaciones.
  • Por último, tampoco se podrán instalar neveras ni elementos de cocción en la terraza del establecimiento.

Aquí te contamos también como distribuir adecuadamente las sillas y mesas de tu restaurante.