¿Cómo debemos establecer objetivos en nuestro restaurante?

te ayudamos a establecer los objetivos para tu negocio de hosteleria

Si gestionas un restaurante o cualquier negocio de hostelería seguro que más de una vez has tenido pesadillas con informes, albaranes, facturas y sobre todo picando datos en una hoja excel infinita… Al final estas herramientas son las que nos ayudan a determinar la rentabilidad de nuestro negocio.

Sin embargo para mejorar esta rentabilidad es vital establecer objetivos en tu restaurante.

Pero, antes de meternos a establecer objetivos, debemos hacer auto-evaluación de nuestro negocio para saber dónde estamos realmente. Ya que, si no lo sabemos, de poco nos servirá establecerlos.

Los porcentajes medios de los gastos sobre la facturación deben ser estos:

  • Materia Prima: 30%
  • Coste de personal: 30%
  • Gastos fijos: 20%
  • Alquiler: 10%

Está claro que existen muchos tipos de negocio de restauración diferentes. Por ejemplo, los restaurantes estrella Michelín juegan con unos porcentajes muchísimo más altos, pero son casos puntuales. Normalmente si excedemos estos porcentajes va a ser imposible que consigamos rentabilidad.

chef cortando tomate en restaurante

 

 

En función de todo esto, vamos a poder establecer unos objetivos para el restaurante con nuestro equipo. Los diferenciaremos en dos tipos:

 

Objetivos a corto plazo

  • Aumentar un 5% las Ventas diarias netas

Ventas netas = Ventas totales – (Descuentos+devoluciones+roturas, etc)

Las ventas netas por día de nuestro negocio nos dan una visión muy rápida de lo que funciona y a que se dedica nuestro local. Pero también nos pueden ayudar a analizar el éxito o fracaso de todas las promociones que hagamos y en función de eso decidir qué estrategias se deben repetir.

 

Posibles acciones:

  1. Probar publicidad en instagram.
  2. Promociones en app de delivery.
  3. Establecer happy hour en cervezas los días de menos afluencia.

 

  • Vender un 10% más los artículos más rentables

Como dueño de un negocio de hostelería sabes que no te reporta lo mismo vender un chuletón de ternera ecológica que un combinado o una botella de vino. Para mejorar este apartado, nosotros te recomendamos hacer dos cosas:

  1. Analizar tu carta y reestructurarla. En este enlace te dejamos un descargable totalmente gratuito que hicimos hace poco sobre la ingeniería de menú y cómo te puede ayudar a aumentar tus ventas entender la psicología del cliente. 
  2. Concienciar y recompensar a tus camareros que más venden estos productos.
Informe de ventas por camarero para recompensar por objetivos

Informe de ventas por camarero Miss Tipsi

  • Incrementar un 7% el ticket medio 

¿Qué es el ticket medio? El ticket medio es el gasto medio por comensal que tiene un restaurante. La importancia en este apartado recae en el análisis del gestor del restaurante. Y para ello tienes que responder afirmativamente a estas dos preguntas. ¿Sabes cuál es tu ticket medio? ¿Puedes verlo

en el software con el que gestionas tu restaurante?

Si has respondido afirmativamente, puedes probar estos tres consejos que escribimos en nuestro blog , sino, deberías empezar la casa por los pilares y no por el tejado.

 

Objetivos a largo plazo

  • Buscar y mejorar nuevas fuentes de ingreso

Los locales de hostelería actuales no son como hace diez años, han diversificado mucho, y es aquí donde pueden surgir muy buenas oportunidades para aumentar tus ingresos. Te dejamos 3 de ellas, pero seguro que te surgen más oportunidades que debes explorar y evaluar su rentabilidad:

  1. Apps de delivery. Seguro que ya trabajas con ellas o has pensando en implantarlas. Sin embargo, debes ir más allá y hacerte algunas preguntas para saber si realmente están funcionando ¿Los productos llegan bien a su destino? ¿Estás usando el packaging adecuado?¿Separas los artículos fríos y los calientes? En el futuro dedicaremos un artículo a este punto, así que, si quieres estar al día de todo suscríbete a nuestra newsletter más abajo.
  2. Take away. Probablemente tienes clientes que viven en tu mismo barrio y que les apetezca comer lo que vendes, pero no estar en el local, dales la oportunidad de hacerte el pedido por teléfono y recogerlo.
  3. Eventos y catering. Estos dos van a depender mucho del local y los productos que vendes. Con eventos no solos nos referimos a comidas de empresa, puedes hacer promociones para cumpleaños, incluso si estás en el centro hablar con empresas turísticas para que recomienden tu restaurante a sus clientes. Hay montones de posibilidades…

  • Mejorar la productividad

En este punto aunque no lo creas, lo más importante es que cada uno tenga claro su rol, si todos tus camareros creen que son el encargado estás perdido. Por lo tanto, debes designar y dejar claro el organigrama de mando. Una vez hecho esto, puedes recurrir a diferentes estrategias y consejos para tener un equipo motivado:

  1. No saturarlos con un trabajo imposible de atender. Sabemos que en hostelería hay horas de muchísimo tráfico como pueden ser las comidas y las cenas y aquí todo el mundo debe darlo todo, lo que no debemos hacer es poner a un solo camarero a atender 20 mesas, porque sera malo para él y para ti. Para solucionar esto puedes recurrir a extras o a comanderos móviles que agilizarán mucho su trabajo.
  2. Trabajar en objetivos comunes. Si estableces los objetivos que hemos enumerado antes, los haces partícipes y vas actualizando si se cumplen o no, estarán mucho más involucrados en conseguirlos..
  3. La recompensa. Todos trabajamos para conseguir algo, dinero, satisfacción personal, etc. Y tus empleados no son diferentes. Puedes darles primas económicas por resultados, días libres por exceso de trabajo, una semana libre cuando tu local tenga menos afluencia, Agosto en Madrid, Octubre en la costa… 

 

Los objetivos que os hemos mencionado en este post son algunos de los ejemplos más comunes para restaurantes o negocios de hostelería en general, pero puedes establecer tus propios objetivos. Además una vez establecidos los objetivos, se debe evaluar el resultado que hemos tenido y ajustarlos según veamos, recuerda que deben ser siempre SMART (Específicos – Medibles – Alcanzables – Relevantes – a Tiempo)