Visto el servicio tan deplorable que alguna vez encontramos España y el trato de la clientela a los camareros, hemos decidido pasaros una serie de mandamientos para que tanto el servicio como las reacciones sean un poco menos “chungas” (dentro de lo que cabe).

Las reglas en hostelería son muy antiguas y las nuevas no necesitan ser inventadas
Esperamos que después de leer estos simples consejos sobre lo que no debes hacer como camarero, hagas que tu cliente y tú seáis un poquito más felices.

 

  1. No permitas que nadie entre al restaurante sin darle un saludo cordial, pon una sonrisa al menos y que no se note que no tienes ganas de trabajar.
  2. No hagas que una persona que va a comer sola se sienta mal. No digas: “¿Está esperando a alguien?”. Pregunta si quiere una mesa para uno directamente, bastante incómodo es ir a comer solo.
  3. Nunca te niegues a sentar a tres invitados porque un cuarto no haya llegado, déjales sentarse y que esperen cómodos.
  4. Si una mesa no está lista dentro de un período de tiempo razonable, ofrece una bebida gratis y / o un aperitivo. Los invitados pueden estar cansados de esperar y esto hará que se les pase el tiempo más rápido.
  5. Las tablas deben estar a nivel sin que nadie pregunte, pon unas servilletas bajo la mesa antes de que nadie se entere.
  6. No le pidas elegir al cliente entre, “¿agua embotellada o vaso del grifo?” Las dos cosas están bien.
  7. No digas tu nombre, no intentes vacilar o ligar con un cliente, nunca sabes lo que te puedes encontrar o si les vas a gustar.
  8. No interrumpas una conversación, espera tu protagonismo, deja que terminen de hablar.
  9. No recites los especiales demasiado rápido, robóticamente o dramáticamente. No es un soliloquio y si no te han entendido es cosa tuya volverlo a repetir.
  10. No digas tus preferencias cuando expliques las ofertas especiales, no todos tienen los mismos gustos que tú.
  11. No les empujes a las langostas. Es decir, no digas: “Solo nos quedan dos langostas”, aunque solo queden dos, deja que ellos mismos decidan.
  12. No toques el borde de los vasos, ¡es una guarrada! Van a beber por donde estás poniendo tus manazas.
  13. Coge las copas de vino por los tallos y no cojas el tenedor por donde luego se lo van a meter a la boca.
  14. Cuando preguntes: “¿Cómo va todo?” O “¿Cómo estuvo la comida?”, Escucha la respuesta y arréglalo, no te vayas como si no hubieras preguntado nada.
  15. Nunca digas “No sé” a ninguna pregunta sin seguidamente decir “Lo averiguaré”
  16. Si alguien pide más salsa o queso, trae un plato y deja que ellos mismos se lo echen en el plato, no sabes cuánta cantidad quieren.
  17. No tomes un plato vacío de un cliente mientras los demás siguen comiendo el mismo plato. Espera espera espera, tienes más platos en la cocina para utilizar.
  18. Saber antes de acercarse a una mesa quién ha ordenado qué. No preguntes, “¿Quién está comiendo solomillo?”, tienes que saberlo de antemano.
  19. Ofrece a los invitados mantequilla y / o aceite de oliva con su pan.
  20. Nunca te niegues a sustituir una verdura por otra.
  21. Nunca sirvas nada que parezca espeluznante, ¡mira el plato antes de servirlo.
  22. Si alguien no está seguro acerca de una elección de vino, ayúdalo, ofrecele una o dos muestras y no seas tacaño.
  23. Si a alguien le gusta el vino que ha tomado, dale la etiqueta con la factura. Marca el año, el viticultor, el importador, etc.
  24. Si quiere una bebida distinta ponle un vaso nuevo.
  25. Asegúrate de que los vasos no tengan dedazos marcados, inspecciónalos antes de colocarlos sobre la mesa.
  26. Nunca supongas que la gente quiere el vino blanco en un cubo de hielos, pregunta primero.
  27. Para el vino tinto, pregunta si los clientes quieren servirse el suyo o prefieren que el camarero lo sirva.
  28. No pongas tus manos sobre el pico de una botella de vino mientras sacas el corcho.
  29. No reventar un corcho de champán. Quítalo en silencio, con gracia. Cuanto menos ruido, mejor, ¡no estás en Nochevieja!
  30. Nunca permitas que la botella de vino toque el vidrio en el que se está vertiendo. Nadie quiere beber el polvo de la botella.
  31. Nunca retires un plato lleno de comida sin preguntar si salió algo mal, obviamente… algo salió mal.
  32. Nunca toques a un cliente. No hay excusas. No lo hagas. No los cepilles, los muevas, los limpies o los desempolves, limítate a tu trabajo, ellos tienen manos.
  33. No te golpees en sillas o mesas cuando pases por una mesa, y si lo haces, pídeles perdón con una sonrisa.
  34. No mantengas una conversación personal con otro camarero al alcance del oído de los clientes, nadie quiere oír vuestros chismes, ¡o sí! Pero no es profesional.
  35. No comer ni beber a la vista de los comensales.
  36. No huelas mucho a perfume o cigarrillos. La gente quiere oler la comida no a ti.
  37. No bebas alcohol en el trabajo, incluso si te invitan los clientes, espera a que termine tu turno para emborracharte en otro bar. “No bebo cuando trabajo, gracias” será suficiente.
  38. No llames a un chico “amigo”.
  39. No llames a una mujer “dama”.
  40. Nunca digas: “Buena elección”, estás diciendo que otras opciones son malas.
  41. Decir “No hay problema” es un problema. Tiene un tono de falta de sinceridad o sarcasmo. “De nada” lo hará.
  42. No haga cumplidos al atuendo, peinado o maquillaje de un cliente. Estás insultando a alguien más.
  43. Nunca menciones cuál es tu postre favorito. Es irrelevante.
  44. No hables sobre tus propios hábitos alimenticios, ya seas vegano, intolerante a la lactosa o diabético, puedes hacer sentir mal a los demás.
  45. No maldigas, no importa cuán jóvenes o ancianos sean los clientes.
  46. Nunca reconozcas a ningún comensal por encima de cualquier otro. Todos son iguales.
  47. No critiques a compañeros de trabajo o clientes al alcance del oído de otros clientes, dice muy poco de ti
  48. No preguntes qué está comiendo o bebiendo alguien cuando piden más; recuerda o consulta la orden.
  49. Nunca menciones la propina, a menos que se te pregunte, que no se le vea la piel al lobo…
  50. No seas su mejor amigo cuando es hora de la propina. Sé consistente en todo el servicio, recuerda…el lobo.
  51. Si hay un cargo por servicio, avisa a los clientes cuando entregues la factura. No es un secreto o un truco.
  52. Conoce tu menú por dentro y por fuera. Si sirves carne, intenta saber de dónde proviene o de qué parte del animal es.
  53. No permitas que los invitados hagan doble pedido involuntariamente; Recuerda al invitado que ordene ratatouille que el zucchini viene con el entrante.
  54. Si hay un precio fijo, informa a los clientes al respecto. No obligues a nadie a pedir el menú “especial”.
  55. No sirvas un tentempié sin detallar los ingredientes. Las alergias son un asunto serio; el aceite de maní puede matar. (Este también sería un buen momento para preguntar si alguien tiene alguna alergia).
  56. No ignores a una mesa porque no es tu mesa. Parar, mira, escucha, echar una mano. (Las propinas sean en conjunto o no)
  57. Trae el molinillo de pimienta, sal, kétchup…con el aperitivo. No hagas que la gente espere o pida un condimento.
  58. No juzgues con la salsa de tomate, mostaza, salsa picante o cualquier condimento que se solicite, la gente puede comer como quiera.
  59. No dejes cosas en la mesa que no estén siendo usadas.
  60. Traiga todos los aperitivos al mismo tiempo o no los traigas. Lo mismo con entrantes y postres.
  61. No te pares detrás de alguien que está pidiendo la comida, haz contacto visual, acércate a él o ella, ¡no eres un robot!
  62. No llenes el vaso de agua cada dos minutos, o después de cada sorbo. Harás que la gente se ponga nerviosa.No dejes que un vaso se quede vacío demasiado tiempo, pregunta al cliente si quiere otra bebida.
  63. Nunca culpes al chef, al ayudante de camarero, al dueño o al clima por cualquier cosa que vaya mal. Solo hazlo bien.
  64. Los especiales, hablados e impresos, siempre deben tener precios.
  65. Quita siempre los cubiertos usados y reemplázalos con nuevos.
  66. No devuelvas al invitado nada que caiga al suelo, ya sea servilleta, cuchara, menú o salsa de soja, tráele otra.
  67. Nunca apiles los platos de la mesa. Causan más problema que solución.
  68. No hace falta que pases por encima de un cliente para servir a otro.
  69. Si un cliente tiene problemas para tomar una decisión, ayuda.
  70. Si alguien quiere saber la historia de tu vida, hazlo breve. Si alguien quiere conocer al chef, haz un esfuerzo.
  71. Nunca entregues un plato caliente sin avisar al invitado, nuestra intención no es que los clientes acaben en un hospital y nunca le pidas que pase ese plato caliente a otro, nuestra intención no es que acaben en un hospital.
  72. No corras alrededor del comedor como si hubiera un incendio en la cocina o una emergencia médica. (A menos que haya un incendio en la cocina o una emergencia médica).
  73. No sirvas la ensalada en un plato congelado; por lo general, anuncia el hecho de que no ha sido recién preparado.
  74. No traigas sopa sin una cuchara. Pocas cosas son más frustrantes que un plato de sopa caliente sin cuchara.
  75. Informa a los invitados que el restaurante no tiene algo antes de que los clientes lean el menú y pidan el plato que falta.
  76. No preguntes si alguien ha terminado cuando los demás todavía están comiendo ese plato.
  77. No preguntes si un cliente ha terminado en el momento en que finaliza. Permite que los invitados digieran, saboreen, reflexionen, que no parezca que les echas del local.
  78. No desaparecer, tienes que estar en la sala, aunque no tengas que hacer nada, nunca sabes cuándo alguien te va a pedir algo.
  79. No preguntes: “¿Sigues comiendo eso?” Significa que la comida no está bien.
  80. Cuando alguien ordena una bebida sin hielo, determina si la quiere directamente de la botella, o enfriada.
  81. Nunca insistas en que un invitado pague la bebida del bar antes de sentarse, transfiere la bebida a la mesa.
  82. Tienes que saber lo que el restaurante tiene en existencia antes de cada comida.
  83. Si dejas caer o derramas algo, límpialo, reemplázalo, ofrece pagar por cualquier daño que puedas haber causado, el local tiene seguros, no tengas miedo, eso es mejor que pasar del cliente.
  84. Pregunta el orden en el que quieren el café, con postre o después. Lo mismo con una bebida después de la cena. Tampoco rellenes compulsivamente una taza de café. Pregunte si el huésped desea una recarga.
  85. No permitas que una taza de café vacía se quede demasiado tiempo así antes de preguntar si desea rellenarla.
  86. Nunca traigas la cuenta hasta que alguien lo solicite. Luego dáselo a la persona que lo solicitó, no a la persona más mayor ni al que tu pienses que va a pagar.
  87. Si unas pocas personas hacen señas para la cuenta, busca un lugar neutral en la mesa para dejarlo.
  88. No detenga su excelente servicio después de presentar o pagar el cheque, los clientes son clientes hasta que salen por la puerta, no seas descarado.
  89. No preguntes si un cliente necesita el cambio. Solo trae el cambio y si te lo dan mejor que mejor pero no se lo robes.
  90. Nunca vaciles a un cliente que tenga una queja o sugerencia; escucha, tómalo en serio, respóndelo.
  91. Si alguien está agitado o efusivo con su móvil, amablemente sugiere que lo silencia o que se aleje de otros clientes.
  92. Si alguien se queja por la música, haz algo al respecto, sin alterar el ambiente. (La música no es para el personal, es para los clientes).
  93. Si nunca pongas una emisora de radio con anuncios, noticias o hablando de cualquier cosa.
  94. No pongas música de trompetas, no hay canciones de Broadway, bandas de música, bandas de música o grandes bandas de Broadway que tengan trompetas, excepto un fliscorno silenciado.
  95. No reproduzcas un CD completo de ningún artista. Si a alguien no le gusta David Bisbal o Shakira le estás arruinando la noche.
  96. Nunca estés frente a ellos el tiempo suficiente para que las personas sientan que están siendo observadas o presionadas, especialmente cuando están averiguando la propina o con la cuenta.
  97. No digas nada después de un consejo, ya sea bueno, malo, indiferente, excepto “muchas gracias”.
  98. Si un invitado te pregunta por un plato en particular, obtén la receta para él o ella.
  99. No uses mucho maquillaje o joyas. Sabes que tienes demasiadas joyas cuando suena y / o provoca comentarios.
  100. No muestres frustración. Tu única misión es servir. Se paciente. No es fácil.
  101. Los clientes, al igual que los camareros, son de todo tipo así que cuando tengas una “buena mesa” muestra apreciación con una copa de vino gratis, un aperitivo o algo que la gerencia apruebe.

Y como dijo Bill Gates: “Your most unhappy customers are your greatest source of learning” (“Tus clientes más infelices son tu mejor fuente de aprendizaje”).